En el almuerzo que organiza el Comité de Nuevas Iniciativas, antigua Comisión de Jóvenes del Club Financiero Génova el tercer martes de cada mes, se desarrolló una conferencia para hablar sobre el Blockchain en 2018: ¿punto de inflexión o burbuja pasajera? Cada vez hay más empresas que miran a blockchain como la tecnología que revolucionará el mundo como lo hizo Internet antes y después de la burbuja puntocom. ¿Será el 2018 el punto de inflexión en la disrupción global de blockchain y de las criptomonedas o es sólo una burbuja pasajera?

En esta ocasión, los ponentes fueron tres especialistas en la materia que introdujeron a los asistentes en el mundo de las cryptomonedas y su desarrollo en los próximos años; comenzó hablando Félix Fuertes, socio-fundador de Cryptoinvest, empresa dedicada a la formación de inversión en criptomonedas y con más de 5 años de experiencia involucrado en los mercados de divisas. Comentó la evolución de las monedas y la esperada regulación para proteger al inversor y evitar también el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. “El 85% de las criptomonedas acabarán desapareciendo pero el resto han llegado para quedarse. Sólo el bitcoin, a pesar de las caídas, alcanza una capitalización superior a los 330.000 millones de dólares”. Se trata de una red totalmente descentralizada y por tanto, el valor que adquieren estas monedas digitales va a depender únicamente de los usuarios, es decir, de la Ley de oferta y demanda que haya en determinados momentos. “De momento, la Directiva de Prevención de Blanqueo de capitales de la Unión Europea, ya ha incluido a las criptomonedas dentro de su normativa de blanqueo. De igual modo, todos los sistemas que ofrezcan estos servicios financieros deberán identificar debidamente a los clientes, a través de una copia del DNI, pasaporte o cualquier documento oficial que los acredite”

A continuación intervino Josef Salcman, socio-fundador de Cryptoinvest, empresa dedicada a la formación en criptomonedas, involucrado en el desarrollo de negocio para diversas empresas tecnológicas, fundador de 3 startups y dedicado al mercado de las ICOs y blockchain. Habló de las grandes posibilidades que permite esta herramienta para la financiación de empresas mediante Initial Coin Offering (“ICO”), “es un método de captación de fondos que se basa en el intercambio de futuras monedas digitales por monedas digitales ya existentes y líquidas (como Bitcoins o Ethers) o incluso divisas de curso legal (como dólares o euros). En realidad la mayoría de inversores en este nuevo mercado lo hacen con la idea de vender lo adquirido al mayor precio posible, independientemente del interés que puedan tener en el éxito o fracaso del negocio subyacente, el único éxito relevante a estos efectos será aumente el valor del token o critpomoneda lo que se consigue con la mera especulación basada en la oferta y la demanda”.

Alejandro Lucas, fundador de EBA (European Blockchain Alliance), Ingeniero en tecnologías industriales, investigador del departamento de Fisica Aplicada III de la Universidad de Sevilla; especializado en gestión de información a través de bases de datos centralizadas y distribuidas, automatización de procesos y tratamiento de información a través de blockchain habló de la tecnología que hay detrás de las criptomonedas, el Blockchain que es lo que permite que las transacciones a través bitcoin sean más transparentes y seguras que cualquier otra respaldada por un país, y es esta tecnología la que está revolucionando todos los aspectos. “Blockchain, como su nombre indica, es una cadena de bloques que funciona como una base de datos, en el caso de una criptomoneda más específicamente como un libro contable en principio de carácter público, a través de la cual se registran y se llevan a cabo todas las transacciones”. Lo realmente revolucionario de este mecanismo, es que introduce lo que se conoce como criptografía, gracias a la cual es posible de forma sencilla verificar y registrar la información. “Hasta el día de hoy el Bitcoin es casi imposible de hackear, ya que la base de datos es distribuida y respaldada por miles de ordenadores en el mundo, sincronizados pero independientes, por lo que si uno de estos se intentara modificar, alterar o simplemente desapareciese, no afectaría la base de datos”.

Jaime Bosqued Martret