De porque Burger King llegó a España a mediados de los 70 comercializando la típica hamburguesa americana o de como Mango ha sabido instalar tiendas de moda en Asia nos hemos enterado por la labor de comunicación de sus gabinetes. Todas estas compañías han sabido transmitir al gran público que son franquicias de éxito, con productos muy demandados, y con establecimientos que adornan las calles de medio mundo.

Empezar por el principio, aunque redundante, es básico para comenzar correctamente a encarrilar este artículo sobre la importancia de la información en el sistema de franquicias. Por ello, empezaremos explicando que la franquicia es una fórmula comercial o empresarial a través de la cual una persona, en este caso el franquiciador, cede voluntariamente su marca e imagen para que otros inversores, conocidos como franquiciados, la exploten por su cuenta a cambio de unos royalties de explotación. Ambas partes comparten un interés conjunto: que el negocie funcione, de lo que ambos saldrán beneficiados.

Excepto por la concepción en sí del negocio, las cadenas de franquicias no difieren mucho del resto de organizaciones y entidades empresariales que campan por tierras españolas. Y como para ellas, la comunicación es una herramienta imprescindible de venta. Es necesario comunicar a los clientes lo que hacen las empresas para que estos sepan qué se les ofrece. Por tanto, las empresas deben establecer un plan de comunicación con el objetivo de influir de manera positiva, mediante el envío de mensajes que permitan conocer su actividad y estar en contacto con los medios de forma permanente. En el caso de las franquicias, la comunicación tiene una triple vertiente: aportar imagen de marca, ayudar a la captación de nuevos franquiciados y fomentar la venta del producto o servicio de la enseña.

Por un lado, la continua presencia de una cadena en los medios de comunicación contribuye a reforzar el posicionamiento de la empresa franquiciadora, le reporta notoriedad. Informar al público de lo que se hace ayuda a que se le conozca. La marca queda en la retina del usuario y cuantas más veces lea cosas sobre ella, más fácil relacionara marca con servicio. Por otro lado, cuánto más conocida es una empresa mayor interés despierta entre posibles inversores. Por tanto, la comunicación también es vital de cara a la captación de nuevos socios, ya que la continua presencia de una enseña en los medios de comunicación provoca que mayor número de personas se interesen por dicho negocio. La comunicación fomenta el crecimiento de las cadenas, es el arma fundamental para vender franquicias. Por eso, es conveniente resaltar el concepto de negocio y los beneficios que éste reporta en relación a los competidores. Se trata de presentar de forma atractiva la actividad a la que la enseña se dedica. Es fundamental generar todo tipo de noticias e información para provocar frecuentes apariciones en la prensa que contribuyan a llamar la atención de potenciales clientes.

Pero además, como ocurre en el resto de los casos, la comunicación en la franquicia se utiliza para aumentar las ventas del producto o del servicio al que la compañía se dedique. La comunicación es una excelente herramienta para vender al público las ventajas de lo que se ofrece, convirtiéndose en un importante trampolín para impulsar una empresa.

Y esta triple comunicación no sólo beneficia a la marca, que busca captar nuevos socios que deseen sumarse a su actividad, sino también a los emprendedores que deciden apostar por esa red de franquicias. A este franquiciado se le presta ayuda y soporte para lograr que él directamente venda más, ya que la continua presencia de la cadena en los medios de comunicación genera tráfico de público en los diferentes establecimientos de la marca, impulsando las ventas y la buena marcha del negocio. Lo que a su vez contribuye a crear un sentimiento corporativo y de pertenencia a la empresa. Asimismo, la comunicación interna permite al franquiciado estar informado de los acontecimientos que se producen en el seno de la compañía. En resumen, la comunicación en el mundo de la franquicia busca provocar el interés de los medios de comunicación, de los posibles franquiciados y del público en general.

Jaime Bosqued Martret

Periodista y Asesor de comunicación